Código Farmacia Botica
 
Dejar de fumar: efectos positivos
El tabaquismo, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), es la primera causa de muerte evitable en el mundo. En la actualidad, el 36% de la población española es fumadora, uno de los índices más altos de la Unión Europea. Además un 70% de los fumadores españoles quiere abandonar el tabaco.
 
 

DECÁLOGO

  • Piensa por qué fumas cada vez que enciendes un cigarrillo e infórmate sobre el tabaco.
  • Busca tus motivos para dejar de fumar, y escribe una lista.
  • Evita las situaciones que asocias con fumar y elige ambientes sin humo.
  • Decide el día que vas a dejar de fumar y, si lo crees oportuno, díselo a tus familiares y amigos.

¿QUÉ HACER EL PRIMER DÍA?

  • Levántate un poco antes y haz ejercicio físico; bebe zumo y agua.
  • Debes de estar lo más atractivo posible durante todo el día, de manera que tus manos y boca estén ocupadas.
  • Decídete a no fumar, aunque sólo sea el día de hoy.

¿CÓMO MANTENERSE SIN FUMAR?

  • Practica alguna actividad física, mejor en grupo, y toma una dieta rica en frutas y verduras. Relee tu lista de motivos para dejar de fumar.
  • Si sientes un deseo fuerte de fumar, no te preocupes, relájate, respira profundamente y concéntrate en lo que estás haciendo. También puedes consultar a los profesionales sanitarios.
  • No cedas ni por un solo cigarrillo. Recuerda que el deseo de fumar disminuye después de la segunda o tercera semana. Felicítate por cada día que pasa sin fumar.

EFECTOS POSITIVOS DESPUÉS DE FUMARSE EL ÚLTIMO CIGARRILLO

  • Al cabo de 20 minutos, la presión arterial, aumentada por la nicotina, disminuye. La frecuencia cardíaca y temperatura corporal son comparables a un no fumador.
  • Al cabo de 8 horas, la concentración sanguínea de CO se normaliza.
  • Al día siguiente, el riesgo de infarto comienza a disminuir.
  • Al cabo de dos días, el olfato y el gusto se normalizan.
  • Al cabo de tres días, la respiración mejora (es más fácil hacer bicicleta o subir escaleras)
  • Al cabo de tres meses, la circulación sanguínea mejora y la capacidad pulmonar puede aumentar hasta un 30%.
  • A los nueve meses, se puede esperar que desaparezca la tos del fumador.
  • Al cabo de un año, el riesgo de enfermedad cardíaca ha disminuido a la mitad.
  • A los dos años, el riesgo de infarto se acerca al normal.
  • A los cinco años, el riesgo de cáncer ORL (otorrinolaringología) está disminuido a la mitad.
  • A los diez años, el riesgo de cáncer de pulmón es el mismo que en el no fumador.
  • Al cabo de quince años, el riesgo de enfermedad cardiovascular es comparable a los no fumadores